lunes, 26 de diciembre de 2011

PITCHERS CON UN DIGITO A LA ESPALDA

Los más observadores se habrán dado cuenta de que los pitchers suelen llevar un número de dos dígitos, y generalmente los más altos del equipo. Esta es una tradición que viene desde principios de siglo XX cuando se otorgaba el dorsal al jugador en función de su posición de bateo. Así, el leadoff hitter llevaba el #1, el contact hitter el #2, el cleanup hitter el #3, etc y para los lanzadores quedaba el #9 y el resto de números.

La pasada temporada tuvimos un ejemplo de ruptura de esta tradición por parte del lanzador de Toronto Kyle Drabek, que viste el número 4. Ya en el instituto, en Houston lució el #1, y en las ligas menores llevó el #15 en honor al que llevó su padre en la MLB, más acorde a su posición.

Drabek desde un principio rechazó el dorsal que creía que le iban a asignar como recién drafteado (el pensaba en la franja de los 80 a 90), pero preguntó a la organización canadiense si podía llevar el 4, que era de los pocos números bajos que quedaban libres, y le dijeron que sí. Por sus palabras se le ve encantado con su dorsal “Otros pitchers bromean con esto, pero a mi me gusta el 4”.

Otros lanzadores con números de un dígito en las últimas dos décadas son los siguientes:

Josh Towers. Llevó el #7 también para los Blue Jays de Toronto los cinco años que estuvo en la franquicia. También en Colorado Rockies. La razón específica no la conozco.



David Wells. En su primer año en los Red Sox (2005) lució el número 3 en honor a Babe Ruth, aunque cambió al #16 para dejar su anterior número a la nueva incorporación por entonces, el campocorto Edgar Rentería. Obviamente en sus años en los Yankees no pudo hacerlo, y optó por el #33.



Rob Bell. En su primera temporada como Ranger llevó el #6, aunque cambió al #30 el año siguiente.

Wayne Gomes. Siempre llevó el #61 en los Phillies, pero tras firmar con los Giants a mediados de 2001 escogió el número 2. Su #61 estaba en manos de nada más y nada menos que Liván Hernández.

Jeff Juden. Siempre llevó dorsales acordes a su posición aunque en 1997 con Cleveland Indians escogió el #7.



Matt Young. El zurdo flamante campeón un año antes con los Athletics lució el #1 el año siguiente con los Seattle Mariners, aunque el mismo año (1990) cambió al #30.


Estos son hasta donde recuerdo los lanzadores que llevaron un single-digit number en las dos últimas décadas en la MLB. Obviamente en otras ligas y en el Clásico Mundial de Béisbol ha habido otros casos, que quizás recopile en futuras entradas.


Imágenes cortesía de Life y Boston.com

domingo, 18 de diciembre de 2011

BEISBOL EN SERIES DE TV. COMO CONOCI A VUESTRA MADRE (HOW I MET YOUR MOTHER) (I)

Me encanta la serie Como Conocí A Vuestra Madre (How I Met Your Mother). Si a eso le añadimos que contiene muchísimas referencias al mundo del béisbol, mejor. Hay bastantes referencias al deporte del diamante en la serie que seguramente el espectador español medio no apreciará y disfrutará por lo que en esta serie de entradas sobre CCAVM trataré de recopilarlas todas. Al igual que con las películas, dedicaré a buscar referencias al béisbol o a la MLB en series de televisión. Cuidado, contiene spoilers!

Ted lleva a Marshall al Yankee Stadium

Empezaré con una clara del primer capítulo de la segunda temporada, en donde Marshall Erikssen acaba de sufrir la ruptura con su novia de toda la vida y no levanta cabeza. El mujeriego Barney le lleva a un club de streaptease, pero Ted Mosby, su mejor amigo, opta por un partido de béisbol en el Yankee Stadium. Recordemos que la serie está ambientada en Nueva York. Para animar a su amigo Mosby le invita  a un juego de los Yankees contra los Indians y se puede ver la escena de la grada al propio Ted vistiendo la camiseta alternativa de los Cleveland Indians. Exclama algo así como “hace un gran día, los Indians van ganando…” ante la melancolía de Marshall, que sigue en un estado de depresión por la ruptura. Su estado de ánimo se pone de manifiesto cuando ve por el videomarcador como un hombre le pide matrimonio a su novia, los cuales están unas filas más abajo. Indignado debido a la situación sentimental vivida les lanza un perrito caliente manchándole la ropa al hombre que se estaba declarando y es sacado por los miembros de seguridad del Yankee Stadium tras advertirle al aficionado que "te romperá el corazón".

Padre e hijo hablando de sus Indians
Otra pequeña referencia al béisbol ocurre cuando los padres de Ted le visitan desde Ohio. Cuando se reencuentra con su padre Ted habla con él sobre los Cleveland Indians como haría cualquier padre con su hijo que vive fuera con el que lleva tiempo sin hablar del equipo de su ciudad. En la conversación entre ambos Ted le pregunta a su padre si cree que Cerrano ganará el título de carreras impulsadas. No se trata de un jugador real, sino de Pedro Cerrano, personaje de la película Major League, en donde Dennis Hayberg interpreta a un slugger outfielder de los Indians. Incluso siendo ficticio el jugador, hay un desfase de casi 20 años teniendo en cuenta que la película donde aparece Cerrano es de 1989 y el capítulo de How I Met Your Mother es del año 2006 ó 2007.

Marshall, siempre fiel a su región

Por último en esta entrada destacamos el orgullo por Minnesota de Marshall, al igual que Ted con Ohio. Si bien en un capítulo lleva a Robin a un bar en New York para nativos de Minnesota en donde casi todos, incluido Marshall, llevan una camiseta de los Vikings de la NFL, en otro episodio aparece en un aeropuerto con la camiseta local de los Twins. Se trata del actual uniforme blanco de los Mellizos pero sin número. Curiosamente rivales de división con los Indians de Ted.

Continuará.

Imagen cortesía de Blogbeckett

miércoles, 26 de enero de 2011

UTILITY PLAYERS EN LAS NUEVE POSICIONES

Todo manager quisiera tener un utility player en su plantilla, es decir, un hombre dispuesto a jugar y rendir bien en cualquier posición del campo.Y en algunos casos incluyendo las posiciones de catcher y pitcher, que por su naturaleza sabemos que son especiales y requieren un esfuerzo físico así como unas habilidades que no todo el mundo posee.

Sin embargo hay jugadores que han jugado en todas las posiciones del campo, incluso subiéndose al montículo o colocándose la máscara. Hay seis peloteros que han logrado tal hazaña en la Major League Baseball. He aquí:

César Tovar: El exterior venezolano jugó la mayor parte de su carrera para los Twins de Minnesota, casi siempre como outfielder, pero en tres ocasiones (una por posición) jugó de catcher, una entrada como pitcher y 1B, lo que le hizo ser el primero en su especie. Esto último lo hizo en un mismo partido

Cookie Rojas: De 1962 a 1977 Rojas participó en todas la posiciones del campo para Philadelphia, Saint Louis y Kansas City. Nuevamente las posiciones de catcher, pitcher y 1B son las menos habituales, en siete, dos y una ocasión respectivamente.

Bert Campaneris: Shortstop principalmente aunque también jugo en todos los puestos del diamante y del exterior. Lo de Campaneris fue espectacular ya que no solo en un intento de atraer al público en Kansas City  le hicieron jugar en las 9 posiciones en un mismo partido como Tovar, sino que en ese juego ante Los Angeles Angels cuando subió al montículo en el octavo inning lo hizo como ambidiestro, eliminando a los bateadores

José Oquendo: El actual coach de tercera base de los Cardinals y manager de Puerto Rico fue todo un ídolo en los 80 y 90 en el equipo de Saint Louis como compañero de Ozzie Smith en el diamante y a las órdenes de Whitney Herzog. Su sobrenombre era “El Arma Secreta” y tuvo que ponerse en una ocasión la máscara del receptor así como reforzar el bullpen en dos ocasiones, una de ellas en un maratoniano encuentro que se fue hasta los 19 innings obteniendo la derrota y sucumbiendo ante walk-off double de Ken Grifey padre.

Shane Helter: Otro jugador que demostró su versatilidad en un solo partido al jugar en las 9 posiciones en un partido en 2000 cuando militaba en los Tigers de Detroit. Aunque no era un gran bateador, en ese juego Heler hizo un 4-5 con 3 RBI y la carrera de la victoria.

Scott Sheldon: Al igual que Helter jugó en las 9 posiciones en un partido de la temporada 2000, en este caso defendiendo los colores de Texas. Sheldon lo hizo en tan solo 5 innings ya que el ingresó en el partido en el cuarto. Acabó sus días de béisbol en la NBL, en los Buffaloes de Orix

viernes, 31 de diciembre de 2010

TRIPLE PLAY PARA ACABAR UN PARTIDO

Tras unas semanas ocupado por trabajo y otros asuntos aquí estoy de vuelta por navidad para dedicar tiempo al rey de los deportes. Imaginaos esta situación. Último inning, dos carreras arriba, sacas a tu closer para cerrar el partido pero a este se le complican las cosas y permite a dos rivales ocupar las dos primeras bases con ningún out. ¿Qué mejor situación para acabar el partido que hacer una triple play y pegar un buen suspiro de alivio?

Pues bien, esta situación solo ha sucedido en dos ocasiones en la historia de la Major League Baseball y una de ocurrió en la temporada 2009 en un partido entre New York Mets y Philladelphia Phillies.

En el retorno de Pedro Martínez a Flashing Meadows contra su anterior equipo, Philly ganó por 9-7, pero en la última entrada el cerrador Brad Lidge se vio en problemas al conceder bases a Luis Castillo y Daniel Murphy. El siguiente bateador era Jeff Francoeur y con 2 strikes y 2 balls el manager Jerry Manuel ordenó a sus corredores un robo doble. Este intento de robo se convirtió en un hit `n `run que Francoeur mandó directaente al guante de Eric Bruntlett, el cual estaba casi encima de la segunda base. De esta forma eliminó a Castillo pisando la segunda base y tocó a Murphy para completar la triple eliminación no asistida ante la incredulidad del interior de Philladelphia, que miraba al árbitro para confirmar la gesta, la alegría de sus compañeros y la irónica sonrisa de “Frenchy”.

La primera triple eliminación para finalizar un partido ocurrió 82 años antes, en la temporada 1927, en un partido entre Cleveland Indians y Detroit Tigers. El primera base de los Tigers Johnny Neun fue el autor de la gesta al eliminar a los corredores de Cleveland tras el batazo de Homer Summa, que eliminó al corredor en primera Charlie Jamieson pisando la almohadilla y se dirigió a segunda base corriendo a pesar de los gritos del shortstop que le pedía la bola. Se convirtió así en el segundo y último primera base en realizar la triple play. Desde entonces solo campocortos y segundas bases lo han logrado.

Como podemos ver en esta tabla solo ha habido 15 triples eliminaciones no asistidas, cuatro de ellas por jugadores en activo (Furcal, Tulowitzki, Cabrera y Bruntlett.

TRIPLE ELIMINACIÓN NO ASISTIDA


Nombre
Posición
Fecha
Inning
Equipo


Neal Ball
SS
7/19/1909
2nd
Indians
Bill Wambsganss
2B
10/10/1920
5th
Indians
George Burns
1B
9/14/1923
2nd
Red Sox
Ernie Padgett
SS
10/6/1923
4th
Braves
Glenn Wright
SS
5/7/1925
9th
Pirates
Jimmy Cooney
SS
5/30/1927
4th
Cubs
Johnny Neun
1B
5/31/1927
9th
Tigers
Ron Hansen
SS
7/30/1968
1st
Senators
Mickey Morandini
2B
9/20/1992
6th
Phillies
John Valentin
SS
7/8/1994
6th
Red Sox
Randy Velarde
2B
5/29/2000
6th
Athletics
Rafael Furcal
SS
8/10/2003
5th
Braves
Troy Tulowitzki
SS
4/29/2007
7th
Rockies
Asdrubal Cabrera
2B
5/12/2008
5th
Indians
Eric Bruntlett
2B
8/23/2009
9th
Phillies


¡Feliz y beisbolero año 2011!

jueves, 18 de noviembre de 2010

LOS APELLIDOS MÁS COMUNES

En los 141 años de historia de la Major League Besaball han pasado una infinidad de jugadores con sus respectivos apellidos. Muchos de ellos repetidos desde luego, pero ¿cual ha sido el pellido más común en la historia de las Grandes Ligas? Los dividiré en dos partes: Una de ellas apellidos anglosajones y la otra apellidos hispanos, dada la importancia que han tenido los jugadores latinoamericanos en el béisbol de EEUU y Canadá.

Anglosajones:

El más repetido es Smith, con 139 jugadores. Entre los más célebres está el antiguo shortstop de los Cardinales de Saint Louis Ozzie. En la temporada 2010 han jugado cuatro jugadores con ese apellido: Seth (Rockies), Greg (Rockies), Joe (Indians) y Chris (Brewers)

Hispanos:

Entre los apellidos hispanos hay más igualdad entre los habituales y no hay ninguno que tenga un liderato tan destacado como los Smith sobre los Jonhson o Jones, que son los que le siguen. Ya que García y Rodríguez son los apellidos hispanos más comunes en Estados Unidos se puede pensar que en la MLB también se ha cumplido esta lógica. He incluido a estadounidenses con apellidos hispanos.

Pero no. En la MLB la población hispana más numerosa ha sido la de los Martínez con 38. Quizás ahora no tengan los jugadores más conocidos pero en sus filas han estado Dennis “El Presidente” o Pedro, este último no retirado oficialmente todavía.

Los Rodríguez son los segundos con 36 miembros a lo largo de la historia de la liga, entre ellos algunas estrellas actuales como Alex, Iván o Francisco.

Los terceros no son los García sino los González con 30. Adrián, Alex o Carlos son algunos de sus nombres más populares. Los García serían los siguientes con 28, seguidos muy de cerca por los Pérez.

Sin embargo, hay dos apellidos que llegan pisando fuerte que son Ramírez y Cabrera. Aproximadamente la mitad de todos ellos son jugadores en activo y solo hay que pensar un par de segundos para que nos vengan a la mente unos cuantos jugadores apellidados así.

jueves, 11 de noviembre de 2010

JUGADORES EN CUATRO DÉCADAS DIFERENTES

Una de las cosas que me fascina del béisbol es la longevidad de varios de sus jugadores, a diferencia de otros deportes como el fútbol o el baloncesto, en donde gran parte de ellos a los 35 años están prácticamente retirados o a punto de. Al contrario que estos deportes, en el béisbol todavía podemos ver a jugadores como Mariano Rivera o Matt Stairs en la cuarentena y dando guerra.

Pero no todos pueden jugar en cuatro décadas diferentes ya que eso significa estar a un nivel de “big leaguer” durante 22 temporadas como mínimo si lo quieres hacer de forma consecutiva. No me refiero, por lo tanto, a jugar durante 40 años sino jugar al menos una campaña en una década diferente. Esta temporada la MLB ha estrenado década por lo que eso significa que los jugadores que hayan debutado en los años 80 estrenan su cuarta década como peloteros.

Hay tres jugadores supervivientes de los años 80 que han jugado este 2010:

-Jamie Moyer: A punto de cumplir 48 años, el zurdo de los Phillies ha jugado su vigésimo cuarta temporada en las Grandes Ligas tras debutar en 1986, y hubiesen sido 25 si en 1992 hubiese estado presente en al menos un partido con Detroit. Sin embargo el equipo de Míchigan lo dejó en la AAA todo el año. Moyer es el recordman en activo en victorias, derrotas y strikeouts pero una lesión en la Liga Dominicana invernal 10-11 podría poner fin a su carrera.

-Ken Griffey Jr.: Junior se retiró esta temporada ya comenzada a los 40 años, por lo tanto entra en la selecta lista. Debutó en 1989 con los Marineros de Seattle y se ha retirado en el mismo equipo tras pasar por Cincinatti Reds y Chicago White Sox. Griffey había bajado considerablemente su porcentaje de bateo en los últimos años por lo que una retirada a tiempo probablemente era una victoria. Queda como cuarto en la clasificación histórica de home runs, con 630

-Omar Vizquel: El venezolano debutó el mismo día que Griffey Jr (3 de abril de 1989) en la MLB como compañero suyo en los Mariners, así que los he ordenado alfabéticamente. Con 43 años, Vizquel es el único de los tres que tiene su presencia en la temporada 2011 asegurada ya que ha firmado otro año con Chicago White Sox en donde ha hecho una buena labor como utility. Ganador de 11 Guantes de Oro, cuenta con varios records absolutos como el jugador que más dobles eliminaciones ha realizado o el que más partidos ha jugado como shortstop

A lo largo de la historia de la MLB, ha habido varios jugadores con presencia en cuatro décadas diferentes:

-Jesse Orosco (1979-03)
-Rickey Henderson (1979-03)
-Tim Raines (1979-02)
-Mike Morgan (1978-02)
-Carlton Fisk (1969-93)
-Nolan Ryan (1966-93)
-Rick Dempsey (1969-92)
-Bill Buckner (1969-90)
-Jerry Reus (1969-90)
-Jim Kaat (1959-83)
-Wilie McCovey(1959-80)
-Tim McCarver (1959-80)
-Earl Wynn (1939-63)
-Ted Williams (1939-60)
-Mickey Vernon (1939-60)
-Bobo Newson (1929-53)
-Jackie Quinn (1909-33)
-Eddie Collins (1909-30)
-Jack Ryan (1889-13)
-Kid Gleason (1889-12)
-Deacon McGuire (1884-12)
-Dan Brouthers (1879-04)

En la Nippon Baseball League

Choji Murata (1968-90)
Isao Harimoto (1959-81)
Sadaharu Oh (1959-80)
Katsuya Nomura (1954-80)



Tras esta lista quizás alguien se pregunte: ¿Hay algún jugador que ha jugado en cinco décadas diferentes? La respuesta es si. En la MLB hay dos, aunque no de seguido:

-Minnie Miñoso: El cubano ex de los White Sox entre otros jugó de 1949 a 1980 aunque no consecutivamente. En 1976, tras 13 años ausente de las Grandes Ligas, Miñoso estuvo presente en 3 partidos de los Medias Blancas a la edad de 50 años, consiguiendo un hit además. Cuatro años después, en 1980, volvió a aparecer para dos partidos con su equipo de toda la vida. No conforme con eso Miñoso volvió a aparecer en sendos partidos de ligas independientes 1993 y 2003 respectivamente con lo que suma en total siete décadas diferentes como profesional. En 2003, a sus 77 años incluso alcanzó base gracias a un walk.

-Nick Altrock el otro jugador presente en cinco décadas diferentes en la Major League Baseball. Hizo su primera aparición en 1898 y la última en 1933 con los Washington Senators, actuales Minnesota Twins, en donde estuvo durante 41 años en varios niveles de la organización, desde jugador hasta entrenador. Una lesión le mantuvo fuera del campo de juego regularmente desde 1908 aunque tuvo apariciones esporádicas tanto como pitcher como pinch hitter. La última de ellas en 1933 a los 57 años siendo el segundo jugador más mayor en jugar en la MLB solo superado por Satchel Paige.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

PELICULAS SOBRE BEISBOL(I): FIELD OF DREAMS (CAMPO DE SUEÑOS)

La historia del cine ha dejado muchas películas sobre el béisbol, sobre todo en Estados Unidos, en donde está considerado como el pasatiempo del país. En este blog quiero hablar de esas películas que he visto dando mi opinión sobre ellas y recalcando sobre todo los aspectos de las mismas relacionados con el béisbol más que una crítica más profunda y detallada.

Cuidado con los destripes (spoilers) para los que no la hayan visto!

Empezaremos con Field of Dreams (Campo de Sueños en España y El Campo de los Sueños en algunos países Latinoamericanos), una película protagonizada por Kevin Costner en 1989 y que quizás no es muy digerible para el público no beisbolero debido a su contenido fantástico y puede que hasta empalagoso en algunos momentos. Bueno, en realidad casi cualquier película sobre béisbol no es muy accesible para personas que no les gusta este deporte en cuestión. Pero precisamente ese contenido fantástico-beisbolero de Campo de Sueños es lo que otorga a la cinta esa magia que no todo el mundo le encuentra, aunque la película no tenga un género específico, ya que también hay un mezcla de drama y comedia familiar. He leído críticas sobre esta película bastante despiadadas: Que si puritanismo yankee (la esposa de Cotsner en la película es todo lo contrario), que si nos intentan meter el béisbol (como aquí el fútbol supongo)… en muchas de ellas se admitía que no les gustaba el béisbol, como no podía ser de otra manera. A veces pienso que opinaría la gente de una versión de Campo de Sueños con jugadores de fútbol. Ojo, a mi me encanta el fútbol y seguro que la disfrutaría.

Pero más allá del béisbol, que es una metáfora,  la película contiene un mensaje muy optimista y esperanzador y en ocasiones sensiblero. Pero para mí es un gran homenaje al béisbol por encima de todo y por eso me encanta esta película. Ray Kinsella (Costner), un agricultor de Iowa que perdió a su beisbolero padre sin haber tenido una gran relación con él, escucha unas voces que dicen “Si lo construyes, él vendrá”. Dubitativo al principio sobre esas palabras, Ray construye un campo de béisbol en su campo de cultivo a pesar de que ello le acarree problemas económicos. Cuando lo construye y al caer la noche, aparece el fantasma de Joe “Shoeless” Jackson (Ray Liotta), ídolo de su padre y ex jugador de los Chicago White Sox protagonistas del escándalo por amaño de las Series Mundiales de 1920 ante los Cincinatti Reds. Jackson, del cual dicen que era inocente en base a sus números en aquel clásico de otoño, se muestra nostálgico con el deporte que amaba y del que le expulsaron de por vida.

Era el juego… los sonidos, el olor” señala Joe como una de las cosas que echaba de menos. Asimismo, él se queja de que los propietarios hayan conseguido que los partidos se jueguen de noche porque de esta manera se generan mayores ingresos económicos, a pesar de que “la pelota se ve peor”, como dice el ex jugador de los Medias Blancas. Me encanta esta parte de la película porque es un homenaje a este jugador que probablemente fue inocente debido a sus estadisticas en aquellas World Series (.370 de bateo, con 1 home run y ningún error). Jackson muestra su amor y añoranza por el juego de una forma que quizás solo los que disfrutamos este deporte comprendamos.

Al irse le pregunta si puede volver con otros amigos, que no son otros sino sus compañeros de Chicago de aquellas series ante los Reds. Ray disfruta con su familia viéndoles jugar a estos fantasmas que solo ellos pueden ver mientras su cuñado incredulo aparece en el campo “interrumpiendo” el partido y preguntando a Ray porque estando en números rojos ha construido un campo de béisbol en medio de la nada. Otra de las cosas de este film que me encanta son esos detallados uniformes de la época que utilizan los actores en la película. Pantalones, gorras, bateadores sin guantes, bates de madera… Y no solo aparecen los protagonistas del Black Sox Scandal sino que más adelante se pueden ver a jugadores de los Athletics, Cardinals, Tigers, etc



Sin embargo y a pesar de la magia beisbolera que desprende la película, hay algunas incongruencias históricas y arreglos de guion, como por ejemplo que el verdadero Archie Graham jugó su único partido en 1905 y no en la época de los White Sox del escándalo. El joven Graham reconoce a jugadores como Mel Ott (Giants), Gil Hodges (Dodgers) o  Smokey Joe Wood (Red Sox) en el campo, que tampoco son contemporáneos suyos, aunque bien es cierto que los podía haber reconocido como aficionado. También Joe Jackson nombra a la leyenda de los Tigers Ty Cobb diciendo que quiso ir al diamante de Ray Kinsella.

Otra de las frases que la misteriosa voz le dice Ray (Calma su dolor) le conduce hasta el escritor de los años 60 Terence Mann, interpretado por James Earl Jones, y del cual había deducido a través de una entrevista que era un fanático del béisbol y que supuestamente no haber jugado nunca a béisbol era su “dolor” y frustración. Para ello tiene que ir hasta Boston en furgoneta para encontrar a Mann, que al principio se muestra gruñón y receloso de los supuestos delirios del personaje interpretado por Cotsner, además de desmentir que le gusta el béisbol. Pero al final le convence para ir a Fenway Park a ver un partido entre Boston y Oakland, en donde nuevamente la voz se dirige a él (Go to the distance- Ve hasta el final) con las estadísticas de Archie Graham y su localidad natal en Minnesota de fondo. Ray le pregunta a Terence si lo ha visto también, cosa que niega. Acabado ya el partido, el granjero tira la toalla dejando a Terence en su casa pero al girar la camioneta aparece el escritor delante de ella iluminado por los focos en una escena que me encanta: “Ve hasta el final, eso es lo que oí”, ante la complicidad y alegría de Ray.

La película al transcurrir, además de involucrar en la historia al joven Graham también lo hace con su versión anciana y como médico en Minnesota interpretado por Burt Lancaster, encajando una nueva pieza más en el rompecabezas de Ray y de, ahora también, Terence. A la vuelta a la granja de Iowa es cuando recogen al joven Graham haciendo autostop que más tarde reconoce en el campo a todos esos jugadores que he señalado antes.


Es ahí cuando surgen los momentos más emotivos de la cinta, entre otros cuando Terence confiesa que realmente hizo esa entrevista en la que afirmaba su amor por el béisbol y decide quedarse en “el otro mundo” con discurso memorable incluido (La gente vendrá), el mundo de los jugadores-fantasmas, en donde podrán jugar para siempre en el campo de Iowa. En la escena final, en otro gran momento, Ray descubre que el catcher es en realidad su padre, con el que no tuvo una buena relación pero que ahora tienen una segunda oportunidad y pueden pelotear juntos como tantos padres e hijos. Esta escena les resulta emotiva a los protagonistas de la comedia How I Met Your Mother (Como Conocí a Vuestra Madre en España) en un capítulo de la segunda temporada creo, en donde  Barney y Ted en donde se emocionan recordando el final de la película ante las burlas de Robin Schetsbarski, que piensa que la película es una tontería totalmente irreal. Robin, por supuesto, no es estadounidense, sino de Canadá, un país en donde el béisbol no es tan popular como el hockey sobre hielo.





Aunque el guion es mejorable y alguna cosa resulta ilógica y fantasiosa, el mensaje optimista de la película (No rendirse, perseguir lo que uno cree) así como el contenido beisbolístico hace que sea, desde luego, uno de mis film favoritos sobre este deporte. Entiendo que al espectador medio no le guste pero también es lógico que esta cinta haya calado hondo en Estados Unidos y otros países beisboleros en donde la gente se puede identificar con el personaje y su historia con el padre. Por otro lado, la música además es sensacional y ahí creo que todos estaremos de acuerdo.


Mejores frases (disculpad si no son totalmente exactas):

-John (padre de Ray): Es esto el cielo?
-Ray: Es Iowa
-John: ¿Iowa? Hubiese jurado que esto es el cielo
-Ray ¿Existe un cielo?
-John: Oh sí. Es el lugar donde los sueños se hacen realidad
-Ray: Quizás esto es el cielo




-Hija de Ray a Joe: ¿Es usted un fantasma?
-Joe: ¿Tú que crees?



-Mark (cuñado): Has construido un campo de béisbol y estás aquí sentado mirando nada!




-Discurso de Terence Mann (en inglés, para no dejarme nada)

Ray, people will come Ray. They'll come to Iowa for reasons they can't even fathom. They'll turn up your driveway not knowing for sure why they're doing it. They'll arrive at your door as innocent as children, longing for the past. Of course, we won't mind if you look around, you'll say. It's only $20 per person. They'll pass over the money without even thinking about it: for it is money they have and peace they lack. And they'll walk out to the bleachers; sit in shirtsleeves on a perfect afternoon. They'll find they have reserved seats somewhere along one of the baselines, where they sat when they were children and cheered their heroes. And they'll watch the game and it'll be as if they dipped themselves in magic waters. The memories will be so thick they'll have to brush them away from their faces. People will come Ray. The one constant through all the years, Ray, has been baseball. America has rolled by like an army of steamrollers. It has been erased like a blackboard, rebuilt and erased again. But baseball has marked the time. This field, this game: it's a part of our past, Ray. It reminds of us of all that once was good and it could be again. Oh... people will come Ray. People will most definitely come.



-Joe a Archie: Hey novato, estuviste bien




-Ray a Joe: Veamos si puedes batear mi curva!
(Tras conectar Jackson un hit)
-Ray: Vale, veo que puedes batearla



Imágenes cortesía de Rifftrax.com y Themichaelschneider.com